ıllı El Portal de las Mujeres del Siglo XXI (2018)

SALUD, BELLEZA, MATERNIDAD, TRABAJO, POLÍTICA, CIENCIA, ARTE, MODA Y ACTUALIDAD FEMENINA

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio Internacional de Mujeres del Mundo:

ıllı Rita la Cantaora wiki: biografia, edad, pelicula y libro

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo

salud  ıllı Rita la Cantaora wiki: biografia, edad, pelicula y libro 


Desde muy joven, Rita resaltó por sus dotes tanto para el canto para el baile flamenco, que después se transformarían en su medio de vida. Su carrera empezó en su urbe natal, Jerez de la Frontera, donde un agente teatral la descubrió cantando coplas. Tras esto decidió contratarla a fin de que actuase al lado de Juana La Macarrona y el cantaor Antonio Ortega, asimismo conocido como Juan Breva, en los cafés vocalistas madrileños, entre ellos el renombrado Café Romero ubicado en la calle Alcalá.


Entre mil ochocientos ochenta y cuatro y mil ochocientos noventa y cinco, Rita tuvo la ocasión de trabajar en múltiples ocasiones al lado de otros artistas de primerísimo nivel, como José Barea, María la Macarrona, las Borriqueras, el Malagueño, etc. Tal fue su éxito que, en mil ochocientos ochenta y cinco, la gaceta «El Enano» le dedicó unos versos en los que encomiaba su gran belleza y su gracia:


La Cantaora empezó a aparecer en los carteles de uno de los escenarios más grandes y conocidos para cantaores, bailaoras y guitarristas del arte flamenco, el Liceo Ríus de la capital de España, que después fue renombrado Salón Variedades tras su reforma.


En marzo de mil ochocientos noventa y dos, actuó en una función beneficiosa en la villa de Madrid, que consistió en la representación de la obra Mi mismo nombre. En el mes de agosto de ese año, asimismo formó una parte de la pantomima La feria de Sevilla, al lado del vocalista Juan Breva y la bailarina Soledad Menéndez.


En mil ochocientos noventa y siete, volvió a compartir escenario con La Macarrona y Barea, entre otros muchos artistas, en el renovado Salón Variedades. En mil novecientos uno, la gaceta «Alrededor del mundo» hizo referencia a Rita en uno de sus documentales como «una de las mejores cantaoras flamencas del momento». Un año después, participó nuevamente en actuaciones en el Salón Variedades al lado de Paca Aguilera.


En mil novecientos cuatro, Núñez de Prado encomió a Rita en su obra Cantaores Andaluces por sus grandes capacidades artísticas como cantaora, hasta el punto de equipararla con Antonio Chacón:


En mil novecientos seis, figuró en el cuadro flamenco de El Café del Gato. A lo largo de los años siguientes actuó con otros grandes artistas de la temporada, como Fluorescente el Viejo o bien Antonia Galán Rueda, cuyo nombre artístico era La Coquinera; y después, durante los años veinte, con Manuel Pavón y Manuel Escacena, llegando a ser una de las figuras más señaladas de los cafés vocalistas de la capital de España a inicios del siglo veinte.


Durante su trayectoria artística, desarrollada primordialmente en la villa de Madrid, resaltó en el género de las coplas, sobre todo por malagueñas y soleares, si bien asimismo interpretó estilos fiesteros como bulerías.


Aunque a fines de los años veinte Rita ya era bastante famosa en toda España, no vacilaba en actuar allá donde fuera pedida pese a ganar solo «tres duros diarios».


La atareada vida artística que llevó a lo largo de sus primeros años fue imposible de soportar transcurrido un tiempo, con lo que su carrera empezó a padecer las consecuencias. En una entrevista concedida a la gaceta «La Estampa» en mil novecientos treinta y cuatro, misma aceptó que, pese a haber vivido «como una reina», al final de su vida era más «probe que las ratas».


Su última actuación públicamente tuvo lugar 3 años ya antes de su muerte, en mil novecientos treinta y cuatro, en el Café de Magallanes de la villa de Madrid, con ocasión de un festival beneficioso que reunió a otros artistas veteranos como La Coquinera o bien Fluorescente, que fue el que la convocó para el acontecimiento. Cantó 2 canciones: una malagueña de Fluorescente, llamada Desde el instante en que te conocí y Males que conlleva el tiempo, de La Serneta y Enrique El Mellizo. Conforme narra la gaceta «Er Compá», la propia Rita se mostró orgullosa de haber podido participar en un festival de esta manera pese a sus setenta y cinco años.


Rita debió ganarse la vida con su talento en el cante flamenco desde muy temprana edad. De su Jerez natal se trasladó a la capital de España, donde vivió una gran parte de su vida. Allá tuvo la ocasión de codearse con ciertos artistas más esenciales del flamenco de la temporada, y con muchos de ellos, consiguió entablar una amistad. Fue íntima de Fluorescente, La Paloma, Las Coquineras, y después de Manuel Pavón Varela “Maneli” y de Manuel Escacena “Cabeza de Pepino”.


Tras conocer y hacerse amiga del bailaor Patricio el Feo, se fue con él a vivir a Carabanchel Alto. Allá conoció al volquetero Manuel González Flores, a quien consideraba su marido. Este era viudo y tenía una hija y 4 nietos. Cuando Manuel murió de forma súbita en mil novecientos treinta, Rita se encargó de ellos y dedicó el resto de su vida a convivir ayudándole en los menesteres de la casa.


Falleció el veintinueve de junio de mil novecientos treinta y siete a raíz de una asistolia, cuando tenía setenta y ocho años de edad. Su muerte se generó en Zorita del Maestrazgo (Castellón), sitio a donde fue evacuada en calidad de asilada por las autoridades al lado del resto de habitantes de Carabanchel en mil novecientos treinta y seis debido al comienzo de la Guerra civil de España.«Oído al Cante Flamenco» explicaba la vida de Rita de esta forma:


La figura de Rita la Cantaora prosigue presente en la cultura popular de España, no tanto por su trabajo como cantaora y bailaora, sino más bien pues su nombre ha quedado ligado a una expresión que es parte del refranero popular. Su pasión por el trabajo era tal, que estaba presta a actuar allá donde se la pedía, sin importar un mínimo el dinero que ganase por la actuación, e inclusive a hacer funciones dobles, ya se lo solicitase el dueño de un tablao o bien el organizador de alguna celebración privada. Tenía tanta fama que aun sus compañeros aconsejaban sus servicios cuando no le ofrecían suficiente dinero para actuar mismos. De esta forma, se acuñó la expresión «que lo haga Rita la Cantaora» para referirse a todas y cada una aquellas ocasiones en las que uno no está presto a efectuar una acción. Otros piensan que esta oración brotó como insulto en su Jerez natal, donde diríase que Rita no era muy querida, mas con el paso del tiempo empezó a extenderse por toda España. Esta expresión ha ido evolucionando con el tiempo y ahora se usa en coletillas como «va a ir Rita la Cantaora», «te lo pagará Rita la Cantaora», «que trabaje Rita la Cantaora», entre otras muchas, para expresar que no se quiere ir a un sitio, que no existe la pretensión de abonar una deuda o bien que no se quiere efectuar un trabajo, respectivamente.El empleo de estas expresiones es tan común, que bastantes personas creen que se trata de un personaje falso.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

 Las Mujeres del Mundo 

autoayuda.es   BUSCADOR FEMENINO    

 

USUARIOS:

Hay 63 invitados y ningún miembro en línea

mujeres del mundo

mujeres del mundo

mujeres del mundo

 

mujeres del mundo

Está aquí: Inicio > [ MUJERES del MUNDO ] > ıllı Rita la Cantaora wiki: biografia, edad, pelicula y libro

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas