ıllı El Portal de las Mujeres del Siglo XXI (2018)

SALUD, BELLEZA, MATERNIDAD, TRABAJO, POLÍTICA, CIENCIA, ARTE, MODA Y ACTUALIDAD FEMENINA

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio Internacional de Mujeres del Mundo:

ıllı María I de Escocia wiki: biografia, edad, pelicula y libro

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo

salud  ıllı María I de Escocia wiki: biografia, edad, pelicula y libro 


Efigie de María Estuardo en el monumento funerario de Westmister.

Aunque las llamadas "Cartas del Cofre" fueron admitidas como auténticas y de mano de la reina, tras una investigación grafológico y de la información contenida, para probar su culpabilidad si eran genuinas, la investigación concluyó sin poder probar que hubiesen sido escritas por María Estuardo. Desde el principio, se sabía que esta era la única conclusión que admitiría Isabel. Comentaba James MacKay que uno de los "juicios" de la historia acabó sin localizar la culpa, con los inculpadores de vuelta a Escocia y la acusada detenida en "custodia precautoria".


De cualquier modo, es imposible ahora probar el caso. Sin las cartas del cofre, María no hubiese sido procesada en un juicio. Examinando retrospectivamente, se hace bastante difícil comprobar cuáles de los partidos primordiales implicados estaban interesados sobre todo en que se descubriera la verdad. No obstante, es de apreciar que Lady Antonia Fraser y James MacKay, historiadores que han escrito biografías serias y bien documentadas de María, llegan a exactamente la misma conclusión. Se examinaron meticulosamente las transcripciones isabelinas de las cartas, sin confiar en las copias (siete impresas y una última). Se ha constatado que las cartas no están bien acopladas. Asimismo llama la atención el hecho de que la versión francesa de una de las cartas contiene un lenguaje incorrecto del idioma y la gramática. María era una mujer educada que podía leer, redactar y charlar un francés fluido y adecuado. La construcción de una de las cartas tiene equivocaciones que una mujer de su educación y refinamiento no cometería.


Otro descubrimiento de estos historiadores es que las cartas del cofre no aparecieron hasta la conferencia de York. Habían forzado a María renunciar en mil quinientos sesenta y siete y estuvo en cautiverio prácticamente todo un año en Escocia. No se ha encontrado ninguna referencia a que las cartas se utilizaran como prueba contra María a lo largo de este periodo. Habría convenido que estas cartas se hiciesen públicas para conseguir su encarcelamiento y abdicación forzada. Los originales desaparecieron tras la conferencia de York, incrementando de este modo la sospecha de que fueron falsificados. Hay una reproducción de el sepulcro de la reina de María Estuardo expuesta en el Museo de Escocia. Si bien María no ha sido canonizada por la Iglesia Católica, muchos la consideran una mártir, y se preservan reliquias de ella. Su libro del oraciones se ha preservado en Francia.


Su apologista publicó, en un diario inglés, un soneto atribuido a María, escrito por su mano en este libro. La obra "María", de una actriz alemana festejada, la señora Hendel-Schutz, despertó admiración por sus actitudes. La obra de Friedrich Schiller fue acogida con grandes aplausos en múltiples urbes alemanas, y en ella se aseveraba que una cruz utilizada por la actriz era igual a la que perteneció a la reina poco afortunada. Jamás se ha podido probar la autenticidad de las reliquias acá descritas. Si alguna tiene la verosimilitud de haber pertenecido a la reina, es el velo con el que se cubrió la cabeza en el cadalso, una vez que el verdugo la hubiese herido en el hombro con un golpe en falso (si fue por fallo o bien confusión, resulta dudoso). Este velo fue posesión de Sir J.C. Hippisley, quien aseveró que lo heredó la familia de su madre de la casa de Estuardo. En mil ochocientos dieciocho y por encargo suyo, el artista Matteo Diottavi, de la ciudad de Roma, hizo un grabado, del que dio copias a sus amigos. No obstante, la velocidad con la que los verdugos quemaron su ropa y el bloque de la decapitación, hacen imposible contrastar su autenticidad.


El velo está bordado con lentejuelas de oro por exactamente la misma mano de la reina, en ristras regulares que se entrecruzan y forman cuadrados pequeños, rematado en un borde de hilo de oro, al que le fue bordado más tarde una segunda fila, donde aparecen las próximas palabras en letras de oro: "velo Serenissim?ari?Scoti?t Galli?egin?artyris, fuit del condemnata del iniustissimam del mortem del anuncio del ab Heretica del dum del induebatur del quo. Sal MDLXXXVI De Anno. un conservatum del diu de Anglicana del partera del nobilissima et en tándem, luego Deo, consecratum de los donationis de Societati Jesu." El breviario personal de María, que llevó al cadalso, se conserva en la Biblioteca Nacional de la ciudad de San Petersburgo, Rusia. En la placa hay una inscripción con un certificado doble de su autenticidad, donde se señala que el velo, un tesoro de la familia de la casa expulsada de Estuardo, estaba en posesión de una vieja rama de esa familia, y que Henrio Benedict Estuardo, cardenal de York, lo preservó por muchos años en su capilla privada, entre las reliquias más hermosas, y que a su muerte la legó a Sir Juan Hippisley, de manera conjunta con un Plutarco valioso, un códice con las letras pintadas, como una moneda de oro acuñada en Escocia a lo largo del reinado de María.


La placa fue consagrada por el papa Pío VII en su palacio del Quirinal, el veintinueve de abril de mil ochocientos dieciocho. Hippisley, a lo largo de una estancia precedente en la ciudad de Roma, había sido íntimo amigo del cardenal de York, y consiguió conseguirlo para él, cuando emigró a Venecia en mil setecientos noventa y ocho con otros cardenales, como una pensión de cuatro mil libras por la parte del rey Jorge IV del R. Unido, entonces Príncipe de Gales. Mas la pensión del cardenal fugitivo fue requisada por fuerza por las autoridades de la Revolución francesa. El cardenal procuró recobrar este legado que consideraba tan valioso. Conforme una nota sobre la placa, el velo tiene 89 pulgadas inglesas de largo y 43 de ancho, de tal modo que semeja haber sido una clase de manto o bien bufanda y no un velo. En sus memorias, el escritor Melville narra que Schiller habla de un pañuelo que pertenece a la reina, del que se deshizo ya antes de su muerte, y que Schiller se inspira en esta anécdota para redactar las palabras muy conocidas de la escena de despedida, dirigidas a Hannah Kennedy. ¡"Admita este pañuelo!, con mi mano hice el bordado en mis horas de tristeza y he entretejido con mi escaldar: "Con este nudo entre tú y mis ojos".


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

 Las Mujeres del Mundo 

autoayuda.es   BUSCADOR FEMENINO    

 

USUARIOS:

Hay 120 invitados y ningún miembro en línea

mujeres del mundo

mujeres del mundo

mujeres del mundo

 

mujeres del mundo

Está aquí: Inicio > [ MUJERES del MUNDO ] > ıllı María I de Escocia wiki: biografia, edad, pelicula y libro

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas