ıllı El Portal de las Mujeres del Siglo XXI (2018)

SALUD, BELLEZA, MATERNIDAD, TRABAJO, POLÍTICA, CIENCIA, ARTE, MODA Y ACTUALIDAD FEMENINA

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio Internacional de Mujeres del Mundo:

ıllı María Antonieta de Austria wiki: biografia, edad, pelicula y libro

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo

salud  ıllı María Antonieta de Austria wiki: biografia, edad, pelicula y libro 


De vuelta en el calabozo, a la reina de Francia solo le quedaban unas horas ya antes de ser ejecutada, horas que María Antonieta empleó en dejar un último mensaje de amor y de perdón a sus seres queridos. Una carta excelente, grave y emocionante, dirigida a su cuñada Madame Isabel, que la princesa real jamás va a recibir, puesto que fue detenida y entregada a Robespierre y estuvo desaparecida hasta el año mil ochocientos dieciseis, en el que salió a luz con ocasión de la restauración borbónica en Francia (Luis XVIII):


Es a , hermana mía, que escribo por la última vez. Acabo de ser condenada, no precisamente a una muerte honrosa, si no a la de los delincuentes, mas tengo el consuelo de que voy a reunirme con vuestro hermano, inocente como , espero enseñar exactamente la misma solidez que él en sus últimos instantes. Estoy apacible pues la conciencia no tiene nada que reprocharnos, tengo un profundo dolor por desamparar a mis pobres hijos, sabe que no vivo más que para ellos, y , mi buena y tierna hermana, que por su amistad ha sacrificado todo por estar con nosotros, exactamente en qué situación la dejó! Me enteré por los alegatos mismos del proceso que mi hija ha sido separada de , ¡Dios Mío! A la pobre pequeña no me atrevo a escribirle, no recibiría mi carta, ni tan siquiera sé si esta le va a llegar a , reciba a través de esta, para ellos 2 mi bendición. Espero que un día, puesto que sean grandes, se van a poder reunir con , y percibir enteramente las atenciones de ellos, que piensen en mí y que no deje yo de inspirarles, que los principios y el cumplimiento preciso de sus deberes sean la base esencial de su vida, que su amistad y su confianza mutua, les sean venturosos, que mi hija sienta que por su edad que tiene, debe asistir siempre y en todo momento a su hermano a través de los consejos que la experiencia le va a haber dado a ella más que a él y que la amistad ambos lo puedan inspirar, que mi hijo por su parte, le ofrezca a su hermana todas y cada una de las atenciones, los servicios que la amistad pueda inspirar, que sientan que, en cualquier situación en la que se puedan localizar, les va a ser realmente de buenaventura, que por su unión tomen ejemplo de la nuestra y asimismo de nuestras desgracias, nuestra amistad nos ha dado consuelo, y en la alegría nos ha traído doblemente dicha cuando uno puede localizar un amigo y ¿Dónde se pueden localizar los mejores y lo más queridos que en su familia? Que mi hijo no olvide nunca las últimas palabras de su padre, que le repito expresamente: “Que no busque nunca vengar nuestra muerte”. Debo mentarle a algo muy doloroso para mi corazón, sé realmente bien que este pequeño le ha ocasionado a mucha pena, perdónelo, querida hermana, piense en la edad que tiene y asimismo lo simple que es obligar a un pequeño a decir cosas que no conoce y que ni tan siquiera entiende, va a venir un día, espero, en que no va a tener más que corresponderle a con todas y cada una de las recompensas posibles por vuestras bondades y ternuras para ellos. Me queda confiarle a mis últimos pensamientos, quisiese haber escrito desde el comienzo del proceso, mas no se me dejaba redactar, la marcha ha sido tan veloz que ya no me dio tiempo.


Muero en la Religión Católica, Apostólica y Romana, en la religión de mis progenitores, en la que fui educada y que siempre y en todo momento he practicado, no teniendo ningún consuelo espiritual, ni tan siquiera he buscado si hay acá sacerdotes de esta religión, a los otros sacerdotes (constitucionales) si hay, no les afirmaré mucho. Solicito con sinceridad perdón a Dios por todas y cada una de las faltas que haya cometido en mi vida. Espero que en su bondad Él va a tener a bien percibir mis últimos votos, en tanto que los hago tras bastante tiempo a fin de que Él reciba mi ánima en Su clemencia y Su bondad. Solicito perdón a todos los que conozco, a , hermana mía, particularmente, por todas y cada una de las penas que, involuntariamente, le haya podido ocasionar, perdono a mis contrincantes el mal que me han hecho. Acá, digo adiós a mis tías y a mis hermanos y hermanas, a mis amigos, la idea de estar separada por siempre y sus penas son uno de los más grandes dolores que les doy al fallecer, que sepan, cuando menos, que justo hasta mi último instante voy a pensar en ellos.


Adiós, dulce y tierna hermana, espero que esta carta llegue a sus manos! Piense siempre y en toda circunstancia en mí, la abrazo con mi corazón del mismo modo que a mis pobres y amados hijos, ¡Dios Mío! Que doloroso es dejarlos por siempre. ¡Adiós, Adiós! Me marcho para ocuparme de mis deberes espirituales, puesto que como no soy dueña de mis acciones, me va a acompañar un sacerdote (constitucional) mas protesto acá que no le afirmaré una sola palabra y que lo voy a tratar como a un absoluto extraño.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

 Las Mujeres del Mundo 

autoayuda.es   BUSCADOR FEMENINO    

 

USUARIOS:

Hay 92 invitados y ningún miembro en línea

mujeres del mundo

mujeres del mundo

mujeres del mundo

 

mujeres del mundo

Está aquí: Inicio > [ MUJERES del MUNDO ] > ıllı María Antonieta de Austria wiki: biografia, edad, pelicula y libro

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas