ıllı El Portal de las Mujeres del Siglo XXI (2018)

SALUD, BELLEZA, MATERNIDAD, TRABAJO, POLÍTICA, CIENCIA, ARTE, MODA Y ACTUALIDAD FEMENINA

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio Internacional de Mujeres del Mundo:

ıllı Gladys del Estal wiki: biografia, edad, pelicula y libro

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo

salud  ıllı Gladys del Estal wiki: biografia, edad, pelicula y libro 


Tras la muerte del dictador Francisco Franco, se abrió la llamada Transición de España en el que se efectuó el cambio del régimen franquista a un régimen democrático de corte europeo. En mil novecientos setenta y nueve ya se había decretado la Constitución mas aún existía una enorme tensión entre quienes eran partidarios de una rotura democrática (miembros de los estamentos del poder franquista, especialmente del ejército) y quienes procuraban una solución de compromiso.


En el País Vasco y Navarra había una singular situación política en la que la existencia de ETA tenía un peso relevante. En esa situación, se generaron graves acontencimientos en los años precedentes, en ciertos cuales se vieron además de esto implicadas personas pertenecientes a cuerpos de seguridad, como los acontencimientos de Montejurra en mil novecientos setenta y seis, los acontecidos en la semana proamnistía de mayo de mil novecientos setenta y siete, las actividades de los Guerrilleros de Cristo Rey en Pamplona, con miembros de las fuerzas de seguridad fuera de servicio, y los ocurridos en los Sanfermines de mil novecientos setenta y ocho.


El accidente de Three Mile Island en Harrisburg (E.U.) a fines de marzo de mil novecientos setenta y nueve alentó el movimiento contrario a la utilización de la energía nuclear en el mundo entero. El País Vasco y Navarra no fueron extraños a este movimiento.


El Plan Energético Nacional contemplaba la puesta en funcionamiento de una extensa red de plantas de energía nuclear, 3 de las que iban a ser situadas en la Costa Vasca y otra en la ribera del Ebro, cerca de Tudela. La Central de energía nuclear de Lemóniz era la planta de energía nuclear cuyo proyecto iba más avanzado y a cuya puesta en marcha se oponía activamente el movimiento ecologista. Además de esto, el movimiento antinuclear vasco se retroalimentaba de una efervescencia política y social ocasionada por otros motivos.


El tres de junio de mil novecientos setenta y nueve se había citado una Jornada Internacional contra la Energía Nuclear. Con ocasión de esta jornada el movimiento ecologista organizó una concentración en Tudela (Navarra) para protestar contra el Plan Energético Nacional, pedir la paralización de la central de Lemóniz y de los sobrantes proyectos nucleares, incluyendo el que se planeaba efectuar en Navarra. Además de esto la concentración convocada tenía asimismo un carácter antimilitarista en tanto que se protestaba asimismo contra el Polígono de tiro de las Bardenas, próximo a Tudela.


La concentración estaba autorizada por las autoridades gubernativas, mas asimismo había sido convocada una marcha de queja desde Tudela hasta el polígono de tiro en la que se pensaba entrar en los terrenos militares. Debido a ello desde el Estado se respondió con una nutrida presencia policial que tomó en la práctica la urbe de Tudela.


Gladys del Estal asistió a Tudela desde San Sebastián así como otros miembros del Conjunto Ecologista de Eguía para participar en esos actos de queja.


En medio de la concentración popular, de múltiples miles y miles de personas en un parque tudelano, y mientras que los asistentes se hallaban comiendo, se generó una carga policial muy violenta, con lanzamiento de abundantes botes de humo y utilización de medios antidisturbios, que causó la estampida de los concentrados, entre aquéllos que se hallaba el Miembro del Congreso de los Diputados Foral Jesús Bueno Así, que procuró en balde detener la carga.


La policía (todavía los conocidos grises, Policía Armada del régimen franquista llamados de esta forma por el tono de sus uniformes), expulsó a los concentrados por medio de 2 filas de policías con fuerza armados, hasta el puente que cruza el río Ebro a su paso por Tudela.


La muerte de Gladys


Al otro lado del puente se había habilitado un parking para los asistentes a los actos de queja. Abundantes participantes de la manifestación empezaron a desamparar el sitio con sus automóviles, del mismo modo que muchos otros que salían de Tudela tras la intervención policial. Fuera del casco urbano tudelano la custodia del orden público estaba encomendado a la Guarda Civil, específicamente de su Agrupación de Tráfico.


Un conjunto de jóvenes empezó una sentada en exactamente la misma salida del puente, y entonces, un conjunto de guardas civiles se aproxima a ellos. Un disparo del arma que portaba el guarda civil José Martínez Sala a escasos centímetros de distancia de la joven le generó la muerte prácticamente en el acto al penetrarle la bala por la nuca. Conforme la versión del Gobierno Civil:


Las consecuencias


El movimiento antinuclear se vio sacudido por estos hechos que marcaron un punto de cambio en exactamente el mismo. La sociedad vasca, respondió con movilizaciones populares de determinada relevancia que duraron múltiples días, en los que se vivieron situaciones de violencia en ciertas urbes de la Comunidad Autónoma Vasca y en la Comunidad Foral de Navarra.


El guarda civil autor del disparo mortal, José Martínez Salas, fue juzgado el catorce de diciembre de mil novecientos ochenta y uno en Pamplona siendo condenado como autor de un delito de imprudencia imprudente con resultado de muerte a dieciocho meses de cárcel. El tribunal comprendió demostrado que al guarda se le disparó el subfusil de forma no intencionada. La sentencia dice:


La sentencia fue un nuevo motivo de movilizaciones de queja por la parte de quienes la consideraban exageradamente leve.


En mil novecientos ochenta y cuatro, el Tribunal Supremo confirmó el fallo, rechazando las tesis de la acusación particular de que el acusado había actuado con dolo y alevosía.

Homenaje a Gladys del Estal en dos mil seis.

En Tudela hay una calle que lleva su nombre y en el dos mil cuatro se puso una placa en su recuerdo.


En San Sebastián ciertos colectivos populares pidieron rebautizar el parque de Cristina Enea, situado en el distrito de Egía donde radicaba, con el nombre de "Gladys Enea". El municipio se negó a hacer este cambio en tanto que infringía una de las cláusulas que el Duque de Mandas había impuesto más de sesenta años ya antes para la cesión la finca de "Cristina Enea" a la urbe, que incluía la de preservar el nombre del parque, de este modo bautizado en recuerdo de la esposa del duque.No obstante distintos colectivos han insistido en emplear el nombre alternativo de "Gladys Enea". En dos mil nueve se dio su nombre a la pasarela peatonal que une el Parque de Cristina Enea con el camino de Federico García Lorca (al lado del río y el puente Mundaiz), sobre las vías ferroviarias. En el verano de dos mil diez se puso la placa pertinente al lado de dicha pasarela.


En Piedralaves, Ávila, el de rock "Avance", dedicó a fines del año setenta y nueve una canción a Gladys del Estal. La canción contaba el trágico final de la joven, con una balada de queja que triunfó en salas de conciertos y en las plazas de los pueblos de toda España: "Balada a una mujer anónima". Si bien el conjunto no está en activo desde mediados de los ochenta, a lo largo de los últimos años se han vuelto a reunir para actuar en festivales beneficiosos y pequeños conciertos en riguroso directo, donde la canción dedicada a Gladys es una de las siempre y en todo momento ovacionadas por el público./P>


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

 Las Mujeres del Mundo 

autoayuda.es   BUSCADOR FEMENINO    

 

USUARIOS:

Hay 301 invitados y ningún miembro en línea

mujeres del mundo

mujeres del mundo

mujeres del mundo

 

mujeres del mundo

Está aquí: Inicio > [ MUJERES del MUNDO ] > ıllı Gladys del Estal wiki: biografia, edad, pelicula y libro

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas