ıllı El Portal de las Mujeres del Siglo XXI (2018)

SALUD, BELLEZA, MATERNIDAD, TRABAJO, POLÍTICA, CIENCIA, ARTE, MODA Y ACTUALIDAD FEMENINA

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Directorio Internacional de Mujeres del Mundo:

ıllı Catalina Sforza wiki: biografia, edad, pelicula y libro

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo

salud  ıllı Catalina Sforza wiki: biografia, edad, pelicula y libro 


Nació en mil cuatrocientos sesenta y tres, siendo hija natural del noble lombardo Galeazzo María Sforza, hermano del influyente Ludovico Sforza, el Morisco, quien regía la urbe de Milán. Sin embargo, pese a su condición bastarda, la pequeña Catalina fue educada como una más dentro de la familia Sforza.


Siendo todavía una pequeña, la casaron con Girolamo Riario, sobrino del papa Sixto IV, quien concedió a su familiar el gobierno en la urbe de Imola. La relación entre la pareja fue difícil y siempre y en todo momento a cargo de las continuas infidelidades de Girolamo, lo que no impidió que este engendrase con su mujer 6 hijos.


Toma del Castillo Sant'Angelo


En mil cuatrocientos ochenta y cuatro, tras la muerte de Sixto IV, Catalina —embarazada de 7 meses— ya dio muestras de su espíritu aguerrido cuando, para proteger su patrimonio territorial, encabezó un pequeño contingente militar en la toma del Castillo Sant'Angelo para justificar su derecho sobre Imola frente al nepotismo del nuevo Papa. Con esta acción aseguró su dominio sobre Imola, y el nuevo pontífice, Inocencio VIII, le concedió la plaza de Forli.


Defensora de sus hijos y patrimonio


En mil cuatrocientos ochenta y ocho su esposo murió asesinado a navajadas por ciertos desafectos y se afirmó que misma estaba implicada en el complot. Fue hecha presa así como sus hijos, mas logró escapar. Aunque, desde el primer instante, la Sforza se encaró a los conjurados probando una gallardía propia de los más valientes guerreros. Fuera esto una simple impostura o bien no, la verdad es que la noble logró, merced a su conocida sangre fría, que se reconociera a su varón primogénito Octavio Riario como nuevo señor de las heredades y los títulos dejados por su padre. Debió acuartelarse en un castillo para enfrentar el ataque de los aliados de su marido, quienes atraparon a sus hijos y conminaron con matarlos. Catalina, señala la historia de leyenda, desde la muralla del castillo se levantó las faldas y señalando sus genitales les gritó: «Ho con me lo strumento per farne degli altri!» («Tengo el instrumento para hacer otros!»). Con este ademán, se afirma, sorprendió a los asaltantes, que levantaron el asedio.


Poco después debió hacer en frente de la invasión francesa de Carlos VIII, defendiendo sus urbes.


En los años siguientes, la bella viuda gozó de fogosos amantes, como su preferido, Giacomo Feo, de diecinueve años, mas que murió asesinado por envidia, dejando abatida a Catalina hasta el momento en que por fin llegó la enorme pasión de su vida: Giovanni de Médici, conocido como il Popolano, un atrayente noble florentino.


Se casó en secreto con Giovanni de Médici sin tener en consideración los inconvenientes dinásticos. De esta unión nacería Giovanni de Médicis, futuro héroe nacional italiano que pasó a la historia con el apodo de Juan de las Bandas Negras. Pero, la Sforza sufrió un nuevo quebranto con la muerte de su amado en mil cuatrocientos noventa y ocho. De nuevo quedaba sola y a la merced del riesgo encarnado en la familia Borgia, cuyo máximo representante, el papa Alejandro VI, había declarado la ilegitimidad de los señores que regían la Romaña.


Ataque del papa Alejandro VI


Consciente de que la guerra sería el único camino a continuar, Catalina se preparó para proteger sus dominios en frente de las tropas pontificias, dirigidas por un genuino genio militar, el hijo del papa Alejandro VI, César Borgia, y decidió usar —dados sus conocimientos alquímicos— la treta del envenenamiento contra el Santo Padre. Mas este atentado se desbarató en el último momento, con lo que la Sforza se transformó públicamente y desalmado oponente de la santa Sede, llevando desde ese momento el apodo allá de «La diabla de Imola». El diecisiete de diciembre de mil cuatrocientos noventa y nueve los ejércitos pontificios asediaban Forlí, tras haber tomado Imola sin oposición.


Sin embargo, acá sí que propuso una fiero resistencia protegida con mil soldados tras los muros de la inconquistable ciudadela interior. Entre estos soldados se hallaban franceses de su nuevo aliado el rey de FranciaLuis XII. Los combates fueron horribles y acabaron en el primer mes del año de mil quinientos con la matanza de la guarnición de Forlí, tras una enorme resistencia, al tiempo que su generala era prendida por un caballero francés aliado de los hombres del Borgia, quien había ofrecido veinte ducados por la atrapa de su brava contrincante. No fue violento con su presa que, por entonces, aún gozaba de una enorme belleza, merced a la utilización rutinaria de bálsamos productos cosméticos y baños de yerbas medicinales de las que Catalina era entusiasta y gran consumidora.


Prisionera de César Borgia y liberación


Una vez presa, César Borgia le dio un trato pésimo: la encerró en un sótano (usado como bodega en la mansión de Luffo Numai) y en ocasiones iba con ella para satisfacer sus deseos sexuales, mas con más pretensión de vejarla que por deseo, a lo que respondía de una manera sensual y también sugerente para devolverle la moneda y ser quien lo vejase a él, haciéndole ver que no la podría vejar ni quebrantar. Tratándola así, César Borgia faltó a un trato hecho con los franceses Yves D’Allègre y el bailío de Dijon, en el que Borgia daba su palabra de tratar a la contessa como merecía una dama de su clase.


Más tarde, la trasladaron del sótano de la mansión de Luffo Numai al palacio de César Borgia. Ahí el leal asistente de la dama, Jacopo, así como doce de hombres, procuró asistirla a escapar. El plan fue descubierto y frustrado y se mandó a Catalina a la mazmorra del castillo Sant'Angelo. Al final dejó de ser presa merced a la intervención de los franceses, singularmente la del francés D’Allègre, el que charló representando a su soberano con el pontífice Alejandro VI, protestando por el trato que la contessa recibía y manifestando asimismo el rechazo a un juicio falto de razones y garantías (por el hecho de que se puede destacar que la iban a expedir a la fogata con la complicidad del pontífice y César Borgia, proclamando injurias y calumnias sobre ella, dando acusaciones falsas y carentes de sentido).


La Sforza volvió a sus dominios mas vio como estos estaban ocupados ahora por la familia Orsini. Entonces se retiró a un convento de Florencia, al lado de su pequeño hijo Juan, sin llegar a causar más perturbaciones en aquella temporada, que la contempló como fémina indómita. Murió en la lumínica urbe toscana en mil quinientos nueve, en el Monasterio de Le Murate, si bien su cuerpo se perdió cuando en el siglo XIX la edificación fue transformado en cárcel (hoy en día cobija diferentes cafeterías). En la actualidad los estudiosos históricos la consideran una de las grandes mujeres de la Italia renacentista.


La belleza de la Sforza era otra de sus peculiaridades. Se ha llegado a decir que Botticelli se inspiró en su semblante para retratar a una de las 3 Gracias de su renombrado cuadro La primavera, siendo la de la derecha, idea a la que el creador ya antes citado atribuye "poquísimo fundamento": "Solo hay un retrato conocido de la duquesa, era una persona con poco espíritu trascendente hasta el punto de que pidió que en su lápida no pusiese nada, solicitud que se cumplió tras su muerte en Florencia en mil quinientos nueve".


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mujeres del mundo


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

 Las Mujeres del Mundo 

autoayuda.es   BUSCADOR FEMENINO    

 

USUARIOS:

Hay 240 invitados y ningún miembro en línea

mujeres del mundo

mujeres del mundo

mujeres del mundo

 

mujeres del mundo

Está aquí: Inicio > [ MUJERES del MUNDO ] > ıllı Catalina Sforza wiki: biografia, edad, pelicula y libro

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas